Presentación de la autora

Con esta web mi intención es dar un guiño a la aromaterapia científica, y de alguna manera, poder alejarla de esa perspectiva fraudulenta, con visos de esoterismo que la acercan más a la charlatanería que a la ciencia.

Me gusta definir a la aromaterapia, o aromatología, la ciencia de las plantas, como una fusión entre la ciencia y la Natura, ya que a mis ojos poetiza toda una exaltación y reconciliación con la Madre Naturaleza, de la que tanto hoy por hoy, nos hemos alejado.

Nos negamos, por un motivo para mí aún desconocido, a ensalzar, a exhalar el perfume curativo de las esencias, y nos aferramos fervientemente y de manera categórica a los productos de síntesis artificial como única vía de escape.

No se trata en absoluto de abrir una guerra entre lo natural y lo artificial, si no únicamente de aceptar a la aromaterapia como una manifestación expectativa o como una candidatura integrada dentro de cualquier protocolo terapéutico, siempre tas un aval acreditado y documentado.

Tal vez, dicha negación o desdeño, sea fruto del desconocimiento, del desuso de una tradición milenaria dormida en el olvido, del deterioro a causa de unos pocos artífices ineptos ávidos de lucro y éxito, o simplemente tal vez sea, el mero destino de una especie arrogante, renegada, devastadora de sabia Naturaleza y con ojos miopes de humildad y tolerancia…la especie Homo sapiens.

No creo en quienes creen en los “fortuitos milagros aromáticos”, creo en la química de sus moléculas y en su potencial terapéutico, no creo en la superchería sino en su poder bioeléctrico, no creo en las quimeras sino en su impregnación informativa…A partir de aquí, debemos desarrollar conocimientos profundos sobre interfaces de aplicación, galénica, formulación, bioquímica, propiedades terapéuticas, sintomatología, biología, conducta y aprendizaje animal, así como el desarrollo de un trabajo responsable, coherente, con precaución y con la máxima seguridad terapéutica.

Para mí, no existen los caminos cómodos ni fáciles, ni las fulminantes soluciones heredadas de una inspiración azarosa, el único camino que hace de la aromaterapia una alternativa fiable y garante es el conocimiento, la creatividad, la auscultación del alma animal, la experiencia de un abrazo con la vida, la buena fe y la adecuada praxis.

El hecho de trabajar la aromaterapia y aplicarla en animales no humanos, jamás ha de ser sinónimo de infravaloración, artificio y picardía, beneficiándose por una carencia de queja por parte de estos.

Debemos valorar la situación y la problemática que presenta el animal, conocer su diagnóstico veterinario, y en muchos casos utilizar la aromaterapia con coadyuvante de su tratamiento alopático.

No está demás añadir que del mismo modo que es importante reconocer síntomas y saber aplicar tratamientos adecuados, también lo es tener conocimientos  profundos sobre psicología en animales, teorías del aprendizaje, biología de la conducta, neuropsicología, comunicación o manejo. En muchos casos no basta la mera aplicación de aceites esenciales con propiedades relajantes para el tratamiento de problemas conductuales, ansiedad, miedos, etc. sino que se debe tener conocimientos de modificación de conducta y/o terapias conductuales, ya que únicamente el uso de estos aceites sería similar al hecho de colocar una tirita sobre una herida infectada.

Otro hándicap a tener en cuenta en el uso de aceites esenciales en animales en su poderoso olfato, nada que ver con el olfato humano. En perros, por ejemplo, el olfato es incluso el sentido más desarrollado, y que los aromas naturales, influyen poderosamente sobre la conducta animal desencadenando reacciones emocional y fisiológicas, podremos evaluar y contemplar el éxito de nuestro trabajo fundamentado y respaldado por el rigor de años de trabajo de aromaterapéutas y auténticos padre y madres de la aromaterapia actual como: P. Franchome, D. Pénoel, M. Mautit, R.M Gatefossé, P. Debauche, etc.

Susana Blanco. 
Bióloga etóloga, fitoaromaterapéuta especialista en animales. Activista por la liberación Animal y de la Tierra.
Anuncios