Fitoaromaterapia en animales

pig_flowersLos animales y las plantas, el reino animal y vegetal,  han convivido juntos desde el principio de los tiempos, de hecho, la dependencia de los animales del reino vegetal no puede disociarse ya que sino se rompería uno de los principales eslabones de la cadena trófica quedándose el resto de eslabones siguientes sin alimento y sin la energía necesaria para sustentarse.
Este hecho conllevaría a la inminente desaparición de un gran numero de especies animales sobre la tierra, comenzando por los herbívoros.

Si observamos con atención, podemos ver como los animales que viven en libertad acuden a las plantas de su hábitat de manera instintiva para la búsqueda, en muchos casos, de la calma metabólica. Es habitual ver como muchos perros y/o gatos ingieren hierbas para purgarse.

Desde hace años el hombre acude a la naturaleza para echar mano de las plantas, entre ellas también las plantas aromáticas, para aprovechar sus propiedades terapéuticas a la hora de elaborar gran diversidad de remedios terapéuticos, incluidos para los animales.

Los primeros indicios que aparecen sobre el uso de extractos aromáticos en animales son en el siglo XVIII, en el que los veterinarios de la escuela de caballería francesa ya hablaban de la administración de diversos remedios fitoterapéuticos en sus caballos.

También cabe nombrar a Gatefossé, considerado el padre de la aromaterapia actual, quien hizo ensayos clínicos en animales para demostrar las propiedades terapéuticas de los aceites esenciales obteniendo numerosos éxitos.

Actualmente existen muchos veterinarios que hacen públicos sus casos clínicos, y los buenos resultados obtenidos en ellos, combinando la medicina alopática veterinaria con la aromaterapia veterinaria para el tratamiento de afecciones dermatológicas, osteoarticulares, parasitosis, respiratorias, etc.
Ver casos clínicos y aromarecetario

Con ello se pone de manifiesto que no es necesario el abuso de drogas sintéticas de manera sistemática, sino que existen alternativas naturales complementarias sin efectos secundarios, constituyendo los aceites esenciales una de las mejores estrategias para la prevención y el tratamiento de gran cantidad de patologías en animales, siempre y cuando, sean utilizados con precaución y en base a un profundo conocimiento previo de los mismos.

 

 

Anuncios