«La calidad tiene un precio»

Criterios de calidad de un aceite esencial basado en los conocimientos de Michel Faucon, farmacéutico aromatólogo y Lauren gauton, fundador de la destilería artesana Essenciagua.

« Toutes les plantes ne sont pas aromatiques, toutes ne sont pas capables de fabriquer des essences, des huiles essentielles. C’est la lumière qui impacte les cloroplastes sensibles aux ondes du spectre lumineux et qui vont faire vibrer les feuilles, si j’ose cette expression un petit peu poétique, c’est la lumière qui va vraiment induire et impacter le végétal pour que le végétal synthétise cette huile essentielle, cette essence pour parler précisément. On dira que l’essence finalement est un concentré de lumière. » 

Michel faucon

Pormenorizar los criterios de calidad que debemos exigir a la hora de escoger un determinado aceite esencial de uso terapéutico, destinado tanto a animales como a animales humanos, resulta una tarea complicada al mismo tiempo que indispensable para los usuarios aromaterapéutas, indistintamente de su recorrido o dedicación dentro del mundo de la fitoaromaterapia.

Parafraseando al maestro y doctor Michel Faucon en su tratado de aromaterapia científica y médica, junto a la experiencia de Laurent Gautun, bioquímico productor, artesano destilador y creador de la destilería artesana Essenciagua, debemos tener en cuenta 3 parámetros fundamentales que van a condicionar la calidad de un aceite esencial:

  1. El estado de la planta aromática, desde su cultivo hasta la llegada a la destilería.

Las plantas aromáticas biosintetizan las esencias y está biosíntesis va a estar condicionada, como es lógico y de sentido común, por el tipo de cultivo en el que crezca la planta.

Silvia, fundadora de la destilería artesana Savía-Íbera

Por este motivo aquellas plantas que hayan sido cultivadas en campos en los que abundan los productos químicos derivados del uso de pesticidas, herbicidas, fungicidas, insecticidas, etc. no van a ofrecer ninguna garantía a la hora de obtener un aceite esencial 100% puro, natural y apto para el uso terapéutico.

De hecho existen estudios en los que se demuestran la presencia de trazas de moléculas sintéticas derivadas de este tipo de productos en los aceites esenciales, nada seguras para los consumidores.

(*) Practical approaches to the analyses for pesticide residues

Por ello, debemos dar preferencia al uso de aceites esenciales con un sello o certificación biológica y/o ecológica (independiente) que avale y garantice la no presencia de este tipo de sustancias llevando un control exhaustivo del proceso de producción, por lo tanto, serán plantas cultivadas únicamente con fertilizantes naturales, hecho que beneficia a la elaboración y desarrollo de sus principios activos.

Estos requerimientos no conciernen únicamente a las prácticas agrícolas para las plantas cultivadas sino también, para las plantas salvajes que crecen en un entorno natural.

Lo ideal es que las plantas sean cultivadas en su biotopo natural, o al menos en un biotopo muy cercano a su biotopo natural.

El cultivo de plantas modificadas genéticamente, OMG, tampoco está contemplado.

También se han de respetar los organismos vivos que contiene la tierra ya que favorece la producción de humus.

En indiscutible que las plantas salvajes nos van a ofrecer mayor garantía en cuanto a la biosíntesis de aceites esenciales y sus correspondientes principios activos, ya que ha sido ella misma, junto a años de evolución y adaptación, la que ha decidido brotar en ese biotopo.

Su recolección tampoco debería afectar a la estabilidad del hábitat ni de la especie, aunque lamentablemente, este aspecto no es contemplado por la mayoría de las certificados y sellos, así como ciertos criterios éticos, medioambientales y sociales.

La recolección se deberá realizar en el momento óptimo de crecimiento de la planta o de su ciclo vegetativo. Cabe llamar la atención la falta de respeto de los entornos salvajes propio de las prácticas industriales que llegan incluso a la destrucción masiva de ricos entornos naturales.

Y es que, ya lo dijo el doctor Jean Valnet en los años 70, convirtiéndose en todo un visionario al hablar sobre la necesidad de un cultivo ecológico.

“La culture biologique, seule connue avant l’invention des engrais chimiques, est l’art d’entretenir la fertilité naturelle du sol. Elle consiste à maintenir le taux d’humus, par apport de composts soigneusement préparés. Elle assure au sol sa pluralité de vie, son équilibre organominéral, sa richesse en oligo-éléments assimilables, sa défense naturelle contre les invasions parasitaires«

“Des dangers du tout chimique, désastreux pour la terre et la santé des hommes”.

 “La culture biologique apparaît de plus en plus comme la seule solution d’avenir, source de santé et de vie, scientifiquement étayée, et de ce fait l’une des alliées incomparables du médecin”.

Jean valnet

Si es cierto que los certificados de “agricultura ecológica” aseguran la inocuidad del aceite esencial al estar libre de sustancias químicas nocivas para la salud, sin embargo, no son sinónimos ni garantía de buenas prácticas por parte de agricultores, recolectores, destiladores…

Otros criterios que sería aconsejable señalar por parte de los laboratorios son:

  • Identificación de la planta: especie botánica, identidad bioquímica (quimiotipo) y origen geográfico.
  • Realizar la destilación a baja presión y temperatura o que el prensado en frio (cítricos) sea un proceso mecánico.
  • El aceite esencial ha de ser 100% puro y natural.
  • Certificado analítico para cada lote.

2. El equipamiento utilizado durante el proceso nos ha de asegurar una óptima destilación.

Durante la destilación la temperatura no ha de sobrepasar los 100ºC.

La diferencia de la volatilidad de las moléculas, es decir, su capacidad de evaporación una vez alcanzada cierta temperatura, su punto de ebullición, es diferente para cada molécula. Luego a través de la destilación se podrán separar los distintos constituyentes de la planta, los más volátiles a menor temperatura que los menos volátiles, que irán separándose lentamente a lo largo del proceso, de ahí la importancia de la duración de la destilación, necesitándose tiempos distintos para cada planta.

Alambique destilería artesana Essencièscat

Una vez el vapor de agua llega al serpentín, se condensa volviendo al estado líquido por refrigeración. La mezcla de agua y del aceite esencial destilado se recoge en el esenciero o vaso florentino dónde finalmente se decanta y se separa al tener diferente densidad, generalmente el aceite esencial es más ligero, luego quedará sobre el hidrolato aromático.

La destilación por arrastre de vapor se lleva  a cabo en el alambique. La capacidad del alambique puede variar, desde 100 a 500 hasta menos de 1500 litros en destilerías artesanas, llegando incluso a encontrar alambiques de 20.000 litros en las producciones industriales. 

La capacidad de los alambiques artesanos ayuda a preservar la integridad de los principios activos de la planta siendo capaces de producir un aceite esencial de calidad irreprochable. Permiten que el contacto entre el vapor y la planta sea óptimo, la destilación suave, lenta y por lo tanto completa.

El aceite esencial destilado estará compuesto por todas las fracciones volátiles de la planta aromática, las ligeras y las más pesadas que aparecen al final de la destilación,  lo que se conoce como el totum de la planta, moléculas extraídas además, sin perjudicar demasiado su estructura molecular, asegurando de este modo, la máxima eficacia debido a las respectivas interacciones  entre ellas.

Si tenemos en cuenta que un alambique artesano tiene una capacidad para destilar unos 300 kg de planta, frente a uno industrial con una cabida de hasta 7 toneladas de plantas, no es difícil llegar a la conclusión de la dificultar que encontrará el vapor de agua para atravesar esa gran cantidad de materia vegetal correctamente, además de someter a la planta a una elevada temperatura!

Essenciagua destilería artesana

3. El “savoir-faire” y los cuidados del maestro destilador.

A pesar de ser un parámetro que a menudo pasa desapercibido se trata de un criterio fundamental a tener en cuenta.

Es misión del maestro destilador, por ejemplo:

Preparar las plantas de manera correcta antes de ser introducidas en el alambique, por ejemplo, las lavandas una vez recolectadas han de ser secadas a pleno sol para evitar cualquier riesgo de fermentación antes de la destilación.

Savía-Íbera, destilería artesana esp. aromaterapia íbera

La destilación  ha de ser lo suficientemente larga para obtener la mayor cantidad posible de moléculas volátiles activas, las ligeras y las más pesadas, es decir, un aceite lo más completo posible.

Se ha de saber repartir el vapor correctamente, para ello la planta no ha de estar demasiado comprimida en la cubeta, es recomendable no llenarla más de la mitad de capacidad, de este modo se facilita que el vapor de agua circule con mejor fluidez llegando a todas las superficies de la planta. Incluso algunos artesanos colocan varias cestas superpuestas en la misma cubeta.

El agua utilizada ha de ser apta para el consumo, a poder ser agua de manantial poco calcárea.

La temperatura ha de ser lo más baja posible, siempre ligeramente inferior a los 100ºC, al igual que la presión, evitando de este modo fenómenos no deseados como la sobreoxidación y/o pirogenación, sobre todo al destilar maderas y cortezas.

Y es que…la calidad tiene un precio

Tras explicar todo esto, ni que decir tiene que la calidad, realmente tiene un precio.

Y es que, estos aceites esenciales han sido elaborados gracias al conocimiento de la ciencia moderna junto a la atávica sabiduría, han nacido bajo el mimo, la dedicación, el esfuerzo y entusiasmo de entregados maestras y maestros, o incluso me atrevo a llamar artistas destiladores, capaces de extraer admirables aceites esenciales de calidad inigualable, y sin ningún tipo de duda: aptos para su uso medicinal. Aceites que nos brindan en todo momento la confianza y seguridad de alcanzar el éxito terapéutico, con un meritorio valor añadido, valor no siempre reconocido.

Lamentablemente, hoy en día no existe ningún distintivo en el etiquetaje que marque la diferencia entre la destilación artesana de la tan diferente destilación industrial, que además, ofrece aceites con las mismas propiedades sin embargo carentes de la complejidad molecular indispensable para una verdadera eficacia y una máxima inocuidad.

Un comentario sobre “«La calidad tiene un precio»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s