Fito-aromaterapia y hongos en los cascos

Esta tarde mientras hacía limpieza de mis viejas fotos y rememoraba momentos maravillosos con animales, que aunque ya no están a mi lado, han dejado una preciosa y duradera huella, me ha llamado la atención esta antigua imagen, un preparado para un caballo al que hace ya unos años presté mi ayuda.

Sinceramente, ni siquiera recuerdo su nombre, ni el lugar dónde vivía, ni qué humano era su responsable, lo que si recuerdo es que le preparé un “hediondo” ungüento antifúngico para tratar ciertos hongos que le habían salido en la zona de los cascos (onicomicosis), infección bastante común en los equinos,  y que comprometían sin duda, su integridad.

Y digo hediondo porque uno de los ingredientes que formaban parte del preparado y del que dependían  parte de sus propiedades, era la añeja, pegajosa y olorosa brea de enebro o aceite de cade (extracto pirogenizado rectificado), que junto al aceite de neem, con un olor también bastante particular, le daban al preparado un aroma bastante cuestionable 😉

El susodicho remedio también contenía vinagre de sidra, seguimos perjudicando su aroma ;), sin embargo, agregarlo es fundamental ya que al ser rico en ácido acético conseguimos alterar el gradiente del medio acidificándolo y haciéndolo incompatible con la vida del hongo.

También formaban parte de su fórmula aceites esenciales con propiedades antimicrobionas, así que voy a aprovechar esta entrada en el blog para recordar cómo actúan los aceites esenciales frente a los hongos.

Hoy en día se han llevado a cabo bastantes estudios concernientes a la actividad fungitóxica (fungiestática y fungicida) de ciertos aceites esenciales sobre la germinación, crecimiento y esporulación de dermatofitos responsables de múltiples micosis, y se ha comprobado, que determinados aceites esenciales presentan una actividad inhibitoria sobre la germinación de las esporas o artrosporas de ciertos dermatofitos (M gylseum, M.nanum, M.canis, T.mentagrofhytes, T. concentricum, T.rubrum…)

¿Pero cómo actúan los aceites esenciales sobre hongos (y bacterias)?

Actúan de diversas maneras:

Sobre la permeabilidad de la membrana citoplasmática.

  1. La membrana bacteriana se ve alterada debido a la naturaleza lipófila de los aceites esenciales. Se altera su permeabilidad produciéndose cambios en su funcionamiento a causa de un cambio del gradiente del pH del medio, inhibiéndose la respiración mitocondrial y la producción de energía (Carson C.F. 2.006).
  2. Pérdidas iónicas.
    La alteración de la membrana celular, y por lo tanto, su permeabilidad puede acarrear pérdidas anormales de iones, incluso de macromoléculas, así por ejemplo según pruebas en laboratorio, el tratamiento de E.coli y S.aureus  con aceite esencial de árbol del té ocasiona la perdida de iones de potasio (K+) y la inhibición de su sistema respiratorio.

Otros estudios proponen una acción de los aceites esenciales al nivel de la membrana mitocondrial disminuyendo el potencial de membrana, lo que afecta al intercambio de iones de calcio Ca2+ e hidrógeno+, de ahí que se produzca la modificación del gradiente de pH.

Modificación del contenido de ergosterol (1)

El ergosterol es un esterol mayoritario que forma parte de las membranas celulares de los

https://www.fmed.uba.ar/sites/default/files/2019-05/teorico%2018.pdf

microorganismos y que participa en su mantenimiento y estabilidad.

Resultados obtenidos con aceites esenciales son similares a los obtenidos con el uso de medicamentos clásicos que inhiben el crecimiento celular interrumpiendo las vías normales de biosíntesis de ciertos esteroles, reduciendo también la síntesis de ergosterol.

(1) Ergosterol, o provitamina D 2,es un compuesto que pertenece a la familia de esteroides y está relacionado con el colesterol. Se encuentra en hongos tales como Saccharomyces y Candida. Este compuesto es un componente esencial de esterol hongos y protozoos membranas celulares, por lo que es un objetivo importante de los fármacos antimicóticos.

Según otros estudios realizados por P.Franchomme, algunos aceites esenciales ocasionan:

– Una lisis citoplasmatica objetiva con una pérdida de densidad de  electrones y la presencia de numerosos restos de membrana.

– Un engrosamiento unilateral de la pared concominante con una accion a nivel de la membrana palsmática y su actividad de sintesis parietal, la cual disminuye.
Luego la desestructuracion celular es evidente como se muestra en las fotomicrografías.

 

                1.Estructura candida albicans  2.C.albicans + AE niaulí  3.C.albicans + AE azahar

En la tabla 1 vemos la concentración mínima inhibitoria CMI, de diferentes AE sobre la Candida Albicans.

En la tabla 2, podemos comprobar cómo el AE árbol del té  posee un amplio espectro de acción antifúngica. Actúa sobre gérmenes como la Malassezia, el Microsporum canis o el Trychophyton, responsables de un gran número de dolencias cutáneas caninas y felinas.

Si deseáis ampliar la información podéis leer este artículo del doctor K.A. Hammer et al. 1.998, titulado “In vitro activity of essential oils, in particular Melaleuca alternifolia oil and tee trea oils products, against candida ssp.“, en el que queda reflejada de manera detallada, y bajo la fiabilidad que reportan los estudios científicos, la actividad antifúngica de los aceites esenciales.

Algunos aceites esenciales que presentan un buen perfil antifúngico son: canela, tomillo qt geraniol, orégano, laurel, geranio, lemongras, eucalipto azul, árbol del té, niaulí, palmarrosa, orégano, espliego, ajedrea…

Su actividad se debe a la presencia de moléculas pertenecientes a familias bioquímicas como: fenoles (carvacrol, timol, eugenol), aldehídos aromáticos (cinamaldehído) o alcoholes monoterpénicos (geraniol).

Y volviendo al preparado decir que en primer lugar para tener éxito, tanto aplicando el preparado natural como un tratamiento alopático, es básico y fundamental alejar al animal de la humedad y mantener los cascos limpios y secos en la medida de lo posible.

Ingredientes del preparado:

Fase oleosa:

  • 10% aceite de cade o brea de enebro
  • 20 % aceite de neem 1º presión en frio
  • 8-10% cera abeja o candelilla

Fase acuosa:

  • 10 % vinagre de manzana
  • 20 % agua destilada

Fase final:

  • 10% aaee árbol del té (Melaleuca alternifolia) ó niaulí (Melaleuca quinquenervia)
  • 10% aaee eucalipto azul (Eucalytus citriodora) ó lemongrass (Cymbopogon citratus)
  • 5% aaee palmarosa (Cymbopogon martinii var.motia) ó ajedrea (Satureja montana)
  • 4% aaee geranio (Perlagomium asperum) ó tomillo qt geraniol (Thymus vulgaris qt geraniol)
  • 2% aaee canela (Cinnamomun cassia)
  • 1% extracto semilla de pomelo

.Modo de elaboración de la emulsión:

Aunque más que un ungüento podemos decir que se trata de una emulsión, una crema fría, en la que la cera va a funcionar como emulsionante, es decir va a facilitar la unión o miscibilidad, de la fase acuosa y oleosa.

  1. Desinfectamos la zona y el material de trabajo.
  2. Ponemos los ingredientes de la fase oleosa al baño María hasta fundirse la cera.
  3. Ponemos los ingredientes de la fase acuosa también al baño María en un recipiente diferente al de la fase oleosa.
  4. Una vez que se haya fundido la cera retiramos del fuego y añadimos la fase acuosa en la fase oleosa al mismo tiempo que batimos.
  5. Incorporamos el resto de ingredientes y envasamos.


Modo de aplicación:

Lo aplicamos generosamente sobre la zona a tratar  1 o 2 veces al día. Una vez desaparecidos los síntomas seguimos aplicando durante 1 semana más.

Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s