Dermatitis atópica canina y fitoaromaterapia aplicada

Esta vez con la colaboración de Mercè Redondo, veterinaria especialista en comportamiento, VETHOLOGY, Slow vet behavioural medicine.

¿Qué es la dermatitis atópica canina?

sa_canineatopicderm

De manera sencilla podemos definir atopía como una condición del individuo que le hace reaccionar de manera exagerada a determinadas sustancias ambientales (aeroalérgenos), entre las que se incluyen ácaros del polvo y almacenamiento, pólenes, fibras vegetales, partículas animales y otros elementos ambientales.

La Dermatitis Atópica Canina hace referencia a la manifestación cutánea de dicha enfermedad circunscrita, en el caso del perro, básicamente a nivel dermatológico.

En este tipo de procesos no es posible evitar el contacto con los alérgenos ambientales, así que estaremos ante de una enfermedad de tipo crónico donde el control de la sintomatología va a ser clave en el tratamiento.

La predisposición genética del individuo juega un papel importante en el mantenimiento del proceso crónico; en este sentido, los animales genéticamente predispuestos, además de presentar una hiperreactividad inmunitaria de tipo I con producción de elevadas cantidades de IgE, tendrían mayor predisposición a sufrir alteraciones de la barrera cutánea que favorecerían la penetración de los alérgenos a través de la piel. El resultado de ambas premisas es la reacción aberrante y exagerada del organismo frente a los mencionados aeroalérgenos.

De este modo podemos establecer las siguientes líneas de actuación:

  • Control y tratamiento del prurito y de la inflamación.
  • Tratamiento tópico que ayude a restaurar la barrera cutánea, hidratar la piel y eliminar los posibles alérgenos depositados sobre ella.
  • Tratamiento de las infecciones secundarias (cuando estén presentes)

Enfoque terapéutico y tratamiento adyuvante al tto alopático: 

  1. Sintomatología a tratar: prurito e inflamación
  2. Vía de aplicación: vía tópica e interna
  3. Elección de la galénica: Loción no grasa e hidrolaterapia vía tópica y oral
  4. Elección de los aceites esenciales y otras materias primas
  5. Intervención nutricional

Teniendo en cuenta la sintomatología vamos a recurrir a aceites esenciales con propiedades antiinflamatorias, antiflojísticas, antipruriginosas, antihistamínicas y antiálgicas. Evitaremos aquellos aceites esenciales inmunoestimulantes.

Utilizando siempre aceites esenciales que cumplan 100% todos los criterios de calidad requeridos.

  • AE de eucalipto azul (Eucalyptus citriodora): rico en aldehídos terpénicos (40-80% citronelal) potente antiinflamatorio de acción directa, antiálgico, antiinfeccioso, antipruriginoso.  Indicado en dermatitis y prurito.
  • AE de tanaceto o hierba lombriguera (Tanacetum annuum): 30% camazuleno, antinflamatorio, antiflojístico, antihistamínico y antipruriginoso de primera elección. Indicado en dermatitis alérgicas.
  • AE de lavanda (Lavandula angustifolia): 32-42% linalol, todas sus propiedades son beneficiosas en cualquier tipo de dermatosis: antimicrobiano, antiséptico, antiinflamatorio , antálgico y regenerante cutáneo.
  • AE manzanilla alemana (Matricaria recutita): rico en camazuleno y α-bisabolol , junto al tanaceto, potente antihistamínico y antiinflamatorio indicado en dermatosis inflamatorias y pruriginosas.
  • AE menta piperita o menta del campo (Mentha x piperita o arvensis): 38-48% mentol, analgésico por efecto frío y antipruriginoso (máx 1% vía tópica y uso localizado)
  • Aaee de katafray (Cedrelopsis grevei): propiedades antiinflamatorias a nivel cutáneo, antálgicas y antihistamínicas. Apto para alergias cutáneas con o sin prurito.
Vía tópica.-

En este caso, vamos a recurrir a un preparado no graso y fluido, tipo loción, por ser más cómodo de aplicar sobre la piel, evitando así, el hándicap del pelaje.

De todos modos, podríamos también optar por la aplicación de un hidrogel, emulsión o ungüento si las zonas afectadas fueran muy localizadas.

Las áreas más frecuentemente afectadas por la inflamación son: pies, manos, cara, axilas, abdomen, ingles y pabellones auriculares. El picor, no obstante, suele ser generalizado o aparecer en cualquier zona.

Loción acuosa (100 ml):

– Fase dispersante:

  • 3 ml dispersante Solubol (proporción 4:1)
  • 6 gotas aaee lavanda (Lavandula angustifolia)
  • 6 gotas aaee de tanaceto (Tanacetum annuum) o manzanilla alemana (Matricaria recutita)
  • 6 gotas de eucalipto azul (Eucayltus citriodora)
  • 3 gotas menta piperita o del campo (Mentha piperita o arvensis) (en caso de prurito)

– Fase acuosa:

  • C.S.P 100 ml hidrolato de lavanda o caléndula + hidrolato de manzanilla alemana o romana + hidrolato de menta (prurito)
  • 1 ml extracto hidroglicerinado de avena o malva opcional

– Fase final:

  • 20 gotas de extracto de semilla de pomelo (como conservante)

Posología: Aplicar de 2 a 3 veces al día hasta mejoría.

Precauciones: realizaremos una prueba cutánea sobre piel glabra, zona inguinal por ejemplo, antes de iniciar el tratamiento para evaluar posibles reacciones adversas, especialmente en este tipo de pieles. Descartaremos su uso si apareciese enrojecimiento o picor en la zona post-aplicación.

Evitar el lamido de la zona durante 10-15 minutos..

Hidrolaterapia.-

1. Vía tópica:

Mezclamos a partes iguales los siguientes hidrolatos:

  • HA manzanilla alemana o romana + HA lavanda + HA caléndula

También podemos utilizar HA milenrama, rosa damascena, katafray, hamamelis, azahar, tilo, melisa, siempreviva, hierbaluisa y/o menta (prurito)

Posología: Pulverizamos 2 a 3 veces al día sobre las zonas afectadas, o bien, empapando una gasa y manteniéndola en contacto con la piel durante 10-15 minutos.

hidrolato-bio-de-azahar

2. Vía oral:

Mezcla de hidrolatos a partes iguales, es fundamental utilizar hidrolatos aptos para el uso vía oral.

  • HA zanahoria + HA lavanda

También podemos utilizar HA milenrama, rosa damascena, katafray, hamamelis,  caléndula, azahar, tilo, melisa, siempreviva y hierbaluisa.

Posología: 1 ml / Kg de peso hasta un máximo de 15 ml puro o diluido en agua, una única dosis administrada varias veces a lo largo del día.

También sería interesante elaborar repelentes externos naturales para tratar el entorno y del animal, o incluso champús y/o lociones vegetales lavantes antiparasitarias (nueces de lavado o raíz de saponaria), ayudando de esta manera a minimizar los riesgos.

Así como valorar y revisar la dieta y la administración de suplementos y/o nutracéticos: vitamina C, probióticos, omega 3, etc.


Artículo elaborado por:

Susana Blanco. Bióloga-etóloga, técnico veterinario y especialista en fitoaromaterapia veterinaria.

Mercè Redondo. Veterinaria especialista en comportamiento. VETHOLOGY, Slow vet behavioural medicine.

4 comentarios sobre “Dermatitis atópica canina y fitoaromaterapia aplicada

    1. Hola!!! en principio de manera tan específica no. Si que es cierto que el curso de «Fitoaromaterapia aplicada en animales» está más enfocado a perros y gatos, sin embargo próximamente habrá también un apartado dedicado a otras especies: caballos, aves, conejos…
      Un abrazo!

      Me gusta

  1. Buenas me gustaria saber si tienes informacion sobre como usar aceites esenciales para ayudar a tratar la leismania en perros y si lo explicado en este articulo podria servirme para plicarselo a una perra con la piel muy afectada de heridas y escemas a causa de esta enfermedad. Un saludo y muchas gracias

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s