La lavanda: la magia del linalol.-

post-46126-Booboo-Guinea-Pig-lavender-cut-5IGd
Con esta entrada inauguramos la sección de monográficos, en la que se tratará, de manera individualizada y profunda, sobre las propiedades terapéuticas y características de cada aceite esencial.
Comenzaremos con el aceite esencial de lavanda, un aceite totalmente imprescindible para elaborar nuestro “aromabotiquín”.

Lavándula angustifolia.
Características generales:lavandaPC.jpg
  • Familia botánica de las lamináceas.
  • Parte de la planta destilada: la sumidad florida.
  • Método de obtención: destilación por arrastre de vapor.
  • Principios activos: principalmente contiene linalol y acetato de linalino, ambas
    moléculas aromáticas serán quienes le confieran sus principales y más destacadas propiedades terapéuticas: relajante, antimicrobiano y tónico cutáneo.

El linalol es un monoterpenol, y como ya he comentado es uno de los principales compuestos del aceite esencial de la lavanda junto al acetato de linalino. El linalol presenta efectos ansiolíticos y efectos analgésicos mediados por los receptores de adenosina tipo 2 (A2a) y por los receptores de glutamato, y efectos sedantes por inhalación.

En adición a estos efectos, el linalol tiene propiedades anticonvulsivas inhibitorias de la actividad glutamatérgica y es capaz de reducir la liberación de neurotransmisores de las neuronas estimuladas por glutamato. Con todo esto, podemos argumentar que los efectos sedantes, ansiolíticos y anti-convulsivos tienen su mecanismo de acción en la modulación de los neurotransmisores glutamato y GABA.

Propiedades terapéuticas:
Indicaciones y posología:
  • Estrés, agitación, angustia, insomnio y alteración de los ciclos del sueño en casos de estrés crónico.
  • Masaje emocional y terapias de reducción de estrés crónico en animales.
  • Todo tipo de dermatosis infecciosas y alérgicas: úlceras, heridas, quemaduras, prurito, atopías, piodermas, etc.
  • Problemas musculares y osteoarticulares. Reumatismos y contracturas.
  • Fórmulas limpiadoras óticas.

Puede aplicarse tanto vía tópica, como oral o en difusión atmosférica.

La utilizaremos generalmente diluido en un aceite vegetal o incorporado en algún preparado terapéutico, bien sea loción, gel, champú, ungüento, cataplasma o crema, y generalmente en una proporción del 2 hasta el 30% según el efecto que deseemos.

También lo utilizaremos en fórmulas de difusión atmosférica para inducir estados de relajación combinado con otros aceites esenciales que refuercen este efecto.

Contraindicaciones:

Ninguna conocida en dosis terapéuticas adecuadas.

firma SB

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s